Escuela Misionera

Hoy queremos acercaros la Escuela de Animación Misionera.. Es un espacio donde aprender acerca de la misión, (actitudes, realidades, compromisos, formación,…) y compartir un testimonio cercano de la mano de algún misionero o misionera que esté de descanso entre nosotros.
Esta semana sin tener que ir a FITUR, viajamos a Ecuador y pudimos caminar por las céntricas calles de la ciudad de Esmeraldas, sentarnos a la sombra de los árboles centenarios que adornan sus principales plazas, entrar en sus salones de comida típica o subir en los buses que la transitan. Hemos sentido el ritmo de la marimba, pues Esmeraldas ¡es una ciudad musical! Hay música en cualquier rincón de esta urbe. Y cuando las ciudades tropicales se llenan de música, también se llenan de baile…Hablar de Esmeraldas es hablar de la belleza mágica de sus playas, de su arena suave y del mar tibio que las baña.
Pero no nos quedamos ahí y de la mano del padre Emilio Samaniego nos adentramos en la zona selvática al noreste de la provincia y conocimos al pueblo Chachi, conocido como Cayapas, es uno de los pocos grupos aborígenes que sobreviven en la costa ecuatoriana con su propia cultura. Su antigüedad es anterior a la colonia. El pueblo Chachi se encuentra desprotegido y hacia él no llega ninguna acción que preserve su condición humana; el avance de la colonización y la explotación han deteriorado sus condiciones naturales de vida. Hasta allá llegan nuestros misioneros y comparten su vida comprometiéndose en su defensa.
Más tarde un matrimonio Juana y Franchesco nos narraron sobre su misión en el altiplano boliviano, a más de cuatro mil metros de altura, compartiendo con los pueblos Aymara y Quechua. Nos llevaron desde las orillas del lago Titicaca, en la cordillera de los Andes, hasta el noreste argentino pues los aymaras habitan toda esta gran zona. Aprendimos que poseen economías complementarias, ya que unos viven en el altiplano y poseen rebaños de ovejas, llamas y alpacas, produciendo escasos cultivos; mientras que los que viven en la precordillera producen verduras y frutas, generando relaciones de intercambio de productos entre pastores y agricultores.
Compartimos la misión de esta pareja en el albergue desde donde promocionaban la educación de adultos, nos alegramos con la creación del banco de semillas, para asegurar la producción de “papas” y maíz, asistimos a las reuniones de los grupos de mujeres y escuchamos de primera mano sus inquietudes, sus ilusiones, su lucha por la salud y la alimentación de sus hijos, su ilusión por aprender nuevos oficios y organizarse para producir. Aprendimos el respeto por la Pachamama y cómo se trabaja la tierra desde el respeto y el cuidado de la misma.
Sí amigos, todo esto es misión y cada mes nos juntamos a seguir aprendiendo y conociendo cómo el amor de dios nos lleva al encuentro y acompañamientos de los distintos pueblos del mundo. Si os interesa os esperamos el próximo día 12 de febrero a las diez de la mañana en el Seminario Diocesano de Jaén. Son sólo tres horitas al mes, pero dan mucho de sí.
Un fuerte abrazo y hasta la próxima semana en “Nuestra Misión”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Con AMOR, Nuestra Misión. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Escuela Misionera

  1. JOSE MARIA dijo:

    Es muy alentador. En una “empresa”, como es la Iglesia, cuya tarea principal es la Misión, es estupendo que se dedique un espacio (y unos tiempos) para hacer “animación” misionera. Un abrazo, JMF

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s