¿CAMINO,… VERDAD Y VIDA?

Dice el poeta: Se hace camino al andar, al andar se hace camino y al volver la vista atrás…
Caminos hay muchos. Y si ese camino se hace marcando un paso distinto al de nuestra sociedad, ignorando el afán por el dinero y cambiando el bienestar del tener, por la satisfacción de servir, de acompañar, de amar a tantas personas que quedaron al margen de nuestro mundo globalizado, por lo injusto de los sistemas económicos; ese camino merece la pena recorrerlo, pues es Testigo y Denuncia a la vez, ya que sirve al que lo transita, al necesitado y cuestiona a la gran mayoría que vive de espaldas al camino.
Como Pastoral Carcelaria de la Iglesia de Manabí hemos dado otro paso en el camino, abriendo una asesoría jurídica, que servirá a los encarcelados sin dinero, a las familias pobres, que se ven avasalladas y no tienen como defenderse,( pues allá la justicia en demasiadas ocasiones baila al ritmo del dólar), a los niños abandonados que llegan a la Casa – Hogar y que necesitan de un proceso judicial para retornar a su familia, a los campesinos que sufren con miedo el desalojo de sus parcelas, …
Algunos ya nos cuestionan: ¿Qué pinta la iglesia en los juzgados?… ¡En todo se quieren meter!, ¡que se dediquen a dar misas!…

Y nos preguntamos: ¿La Verdad y la Justicia no van de la mano? ¿Por qué se preocupan tanto de que los pobres tengan acceso a la justicia?, ¿no debería ser de todos y para todos?
Hay otros que en una semana ya se alegran, porque los abogados que pedían sobornos a los familiares de las personas privadas de libertad, por gestionar sus papeles para la salida de su hijo, hermano o esposo, les devuelven la plata y piden que no nos digan nada a los de la pastoral carcelaria. Otros amigos privados de libertad que no habían salido de la prisión, a pesar de haber cumplido su sentencia, por no tener recursos para mover sus papeles, ahora celebran su libertad.
En pocos días los casos han desbordado las previsiones más optimistas y la esperanza de muchas familias, pasa ahora por las manos de una pastoral, con la que muy pocos quieren colaborar. Como si Cristo nunca hubiese estado preso o condenado injustamente.
Realmente creemos que en estos momentos de la historia de la humanidad, nuestra Iglesia necesita más testimonios y testigos  (por sus obras los conoceréis dijo Jesús, no por su capacidad de oratoria). Creemos que hay que ser CAMINO, andar paso a paso junto al rebaño, enlodarse y empolvarse, salir de la pastoral del despacho para poder caminar y servir; que lavar los pies al prójimo no se puede reducir a una escenificación en Semana Santa y queremos amar a Dios encarnado en cada familia, especialmente (como en Belén), en las más pobres y abandonadas.
Debemos dar VIDA a las palabras de Jesús, porque los que nada tienen están sobrecargados de palabrería bonita y necesitan vivencias, necesitan ver misioneros lavando a los enfermos y ancianos de sus recintos, compartiendo un arroz con huevo, visitando las escuelas para conversar con sus hijos, “perdiendo tiempo” en estar y conocer sus vidas y sufrimientos, planificando juntos las mejoras de la comunidad,… viviendo y evangelizando a su lado.
No deseamos ofender a nadie, pero además de respetar a cada persona, sus creencias y estilos de vida; pensamos que debemos anunciar sin descanso el CAMINO, LA VERDAD Y LA VIDA,  que nos arrancó de nuestras raíces para comprometernos en servir y vivir, sin desmayo, desde la Fe y el Amor.
Ojalá estos pasos y otros muchos que dan en silencio misioneros y misioneras por todo el mundo, proféticos para quién nada puede, no sean unos pasos más, sino que nos ayuden a reabrir los ojos a muchas personas sensibles al dolor del prójimo; personas que teniendo claro por dónde caminar y habiendo escogido un día este camino, este rato se sentaron a descansar, acomodados y algo distantes, con la esperanza de que sean otros, los que sigan haciendo camino al andar.

CON CARIÑO

ANA Y ANTONIO

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Con AMOR, Nuestra Misión. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿CAMINO,… VERDAD Y VIDA?

  1. JOSE-MARIA dijo:

    Por supuesto. Se trata de hacer camino, de avanzar con quienes buscan avanzar… La Misión no está en la alabanza a Dios, sino en el servicio al hambre. La alabanza sale del corazón, fruto de nuestro gozo interior. Si Dios hubiese querido sólo alabanzas, hubiese creado un coro de ángeles; si hubiese deseado sólo misas, hubiese creado un pueblo sacerdotal, como eran los escribas y fariseos; pero como lo que quiso era una Comunidad de hombres y mujeres que se preocupasen y ocupasen de los otros, creó una Iglesia misionera… para Anunciar, Denunciar y Construir Reinado.

    Un abrazo, José-María

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s