La constancia de SAMONI

Hay ocasiones en nuestra vida en las que Dios toca el corazón, experiencias puntuales, extraordinarias si se quiere, que nos impactan, que nos golpean la intimidad y a través de las cuales Dios busca siempre comunicarse con sus criaturas. Os cuento lo que yo he vivido con un niño de nuestro “Salamatei” y el mensaje del Señor que a través de él yo he percibido.

El niño del que quiero hablaros se llama Samoni y esta es su carita:

 

Samoni tiene cuatro años y medio, es el pequeño de una familia pobre de 4 hermanos .Es sobrino de la cocinera de nuestra escuela. Se lo trajo a Poipet, nos conto ella, porque su hermana se había casado de segundas y el nuevo marido no quería saber nada de los niños que ella había atenido con su anterior pareja. Al parecer, el nuevo marido los maltrataba, por lo que la madre pensó repartirlos entre la familia para evitar a los niños sufrimiento innecesario. Los tres mayores terminaron en un internado para niños abandonados de una ONG y el más pequeño, Samoni, vino a vivir con su tía a Poipet.

 

Nosotras lo acogimos en nuestra escuela Madre de la Paz, y desde el principio se manifestó como un niño juguetón, inteligente y lleno de energía. Eso sí, le costaba adaptarse al ritmo de la escuela, a las normas mínimas que cualquier grupo humano necesita tener para convivir en paz. Seguir las indicaciones de la maestra, resultaba con relativa frecuencia, tarea difícil para Samoni y sobre todo, hacer lo que los demás niños hacían: Si era el momento de cantar, él lloraba; si había que escuchar, Samoni cantaba; si era el momento de dormir, él quería jugar o molestar a los demás. . . Cuantas veces le oí decir a su maestra: “No consigo hacerme con él, me va a enloquecer”.

 

Pero había días, momentos, en los que Samoni seguía las actividades de la escuela como cualquier otro niño, lo que no quiere decir que él no llorase. Su llanto se escuchaba cada día, en cualquier momento y desde cualquier rincón de la escuela. Cuando no le pegaban a él, era él quién pegaba . . . y fuerte! Cuando no le molestaban a él, era él quién molestaba. No pasaba un solo día sin que oyese el llanto de Samoni! Y cuando me acercaba a preguntarle por qué lloraba, la respuesta que encontraba era siempre la misma: “quiero irme con mi madre”.

Un día me entere de que el marido de nuestra cocinera también lo solía castigar, sobre todo cuando desaparecía ratos largos, horas fuera de casa sin que nadie supiese su paradero.
Comprendí entonces que la convivencia con él, en casa de la tía, tampoco era fácil.

Hace dos semanas, nuestra cocinera fue a visitar a su hermana al pueblo donde esta vive y se llevo con ella a Samoni. Mi sorpresa fue cuando la vi regresar a Poipet sola, sin el niño. Nos contó que había sido casi imposible subirlo en la moto para emprender el camino de regreso porque se había aferrado a su madre de tal manera que, habían sido casi imposible separarlo de ella. La elección de Samoni era clara, él prefería estar con su madre a todo lo demás y este deseo apareció en él más fuerte que el temor a vivir al lado de alguien que no le quería, su padrastro.

No pude dejar de sentir tristeza ante la evidencia de constatar que nuestro niño, no había querido regresar, ni con su tía, ni tampoco a nuestra escuela. Entonces, surgieron en mi sentimientos encontrados, tristeza, sí, pero al mismo tiempo admiración por él.

Nosotras le ofrecíamos leche y pan cada mañana; al medio día un plato de comida buna, fruta o galletas por la tarde, juguetes, cuentos y un medio limpio y agradable donde pasar la mayor parte del día pero, Samoni , no se había dejado impresionar por la “abundancia de bienes”. Este chiquillo que yo he visto “pelear el presente” como si él supiera que Dios está siempre implicado en la realidad y sabe lo que necesitamos, me hace ver hoy, que su llanto era un reclamo persistente de lo que él quería: volver con su madre y que aquello por lo que peleaba, lo había conseguido!. .Interpelación del Señor, a mí que me resulta difícil vivir unido: pelear el presente confiando el futuro a Dios. . .

 

 

Repasando los días, los meses en los que Samoni ha estado con nosotros, recordaba eso que San Pablo dice de “Adherirnos a Jesús como el cinturón se adhiere a la cintura”. . . ser capaz de conformarme con aquel a quién amo, estar junto a él, sólo pretendiendo la cercanía inmediata, casi mágica, de estar con El, de pertenecerle lo más íntimamente posible. . . y adherirme a la misión con El y hacerlo con todo el corazón, con toda el alma, con todas las fuerzas, con toda la mente, como nos lo impele el mandato del Deuteronomio y como hoy me lo pide el Señor a través de Samoni.

Gracias mi niño por tu coraje, por tu determinación, porque has sabido lo que querías y has “peleado por ello”. Gracias por haberme ayudado a percibir la llamada del Señor a una vida más consecuente con mi compromiso de vida y sobre todo por haberme permitido “leer” en tu comportamiento, la misma experiencia que St. Pablo nos comparte en Flp 3,7-8

Todas estas ventajas que yo tenía, las consideré perdidas a causa de Cristo. Todavía más, todo lo tengo al presente por perdida, en comparación con la gran ventaja de conocer a Cristo Jesús, mi Señor. Por su amor, acepté perderlo todo y lo considero como basura con tal que pueda ganar a Cristo. . .”

Ojala mi adhesión a la Persona de Jesús, nuestra adhesión a Jesús y a su Reino transforme nuestras vidas y aparezca ante los demás, con la misma claridad y nitidez con la que aparece en la vida de St. Pablo y en el ejemplo de vida que nos ofrece Samoni . Nuestras vidas serán entonces signos significativos, expresión clara del AMOR que nos habita, de esa PERSONA que nos sedujo un día y a la que pretendemos adherirnos, como el cinturón se adhiere a la cintura.

 

Con cariño.

Paqui

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Con AMOR. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s