BAKO

Amigos de “Nuestra Misión”, este domingo queremos compartiros la carta del misionero Andrés García que desde su acompañar al pueblo pigmeo en la República Democrática del Congo nos acerca historias llenas de humanidad. Historias que nos revelan la lucha por tener acceso a la educación de niños y niñas, que como Bako, se sacrifican para poder salir de círculo cerrado de la pobreza. Así mismo Andrés nos transmite en este sencillo texto la solidaridad que los pobres saben brindarse entre ellos.
“Detrás de sus ojos límpidos y tímidos Bako esconde su alegría y su inteligencia. Sincera incluso cuando se equivoca, esta niña pigmea ha aprendido a confiar en nosotros a pesar de todos los desengaños que ha visto en sus 10 años de vida. Viéndola jugar junto con Anita y Natho, uno se pregunta cómo serían en la selva los juegos de estos tres livianos pajarillos.
Bako es cariñosa aunque independiente; se preocupa de sus hermanos pequeños y también de Msima, su hermana mayor a la que advierte cuando ve que los chicos la miran demasiado.
Bako quiere estudiar. Le gusta la escuela todavía y se siente integrada en ella, junto con sus compañeros, que son en su mayoría bantús. Ella es de la tribu pigmea.
Cada día comienza la jornada cargando un bidón de 20 litros de agua para lavarse ella junto con sus amigas Anita y Natho; después calientan un poco de arroz con hojas de mandioca que pudo sobrar de la noche anterior, desayunan y se van a la escuela llevando un cuaderno y un bolígrafo.
A medio día, antes de regresar a casa, van a ayudar a la maestra en las faenas del campo durante una hora; luego las espera en casa mama Ziada con un poco de mandioca o de banana (plátanos grandes y arenosos, no dulces, que se comen hervidos) para que repongan fuerzas. Luego van al manantial, lavan la ropa, van al campo, recogen algunos frutos, juegan, cantan, danzan… A veces preparan la cena ellas mismas apoyando una pequeña cacerola sobre tres piedras bien puestas en medio del fuego. Saludan a la nieta de Ziada, enferma de tuberculosis, le ayudan a ir al baño, le llevan la comida, rezan un poco juntas y luego se van a dormir.
Una o dos veces por semana van al campamento por la tarde para saludar a la mamá y a los hermanos y se vuelven a casa, en la aldea, para poder frecuentar la escuela regularmente.

Ziada, mamá Ziada, tendrá alrededor de 70 años y desde siempre ha vivido muy cerca de los pigmeos. Dice que una mamá pigmea la llevaba a ella en sus espaldas cuando era pequeña y desde entonces esta relación de afecto por los pigmeos continúa creciendo en su corazón.
Un día nos propuso la posibilidad de acoger en su casa unas niñas que querían estudiar, pues la mayor parte de los niños pigmeos abandonan los estudios cuando acompañan a los padres en sus desplazamientos en la selva, que pueden durar incluso un mes o más. Viendo también el acuerdo de los padres de estas niñas y considerando la importancia del rol de la mujer en el seno del campamento y de la sociedad pigmea, decidimos probar.
La iniciativa dura ya dos años y va adelante con dificultades por la falta de medios y por los límites de la edad de mamá Ziada, así como la precocidad del desarrollo de las niñas pigmeas. Ellas llegan a la pubertad antes que las otras niñas y los jóvenes pigmeos y bantús comienzan a « cortejarlas » antes que ellas hayan terminado la escuela primaria.
Cinco niñas empezaron este curso: Idey, Natho, Bako, Msima y Anita. Idey y Msima han debido abandonar y otra niña, Amboko, está ya lista para entrar junto con sus amigas en esta familia-internado que nace más del deseo de mamá Ziada de hacer crecer este pueblo que de un plan bien estructurado.”
Pues hasta aquí por hoy. La próxima semana os contaremos más cosas del pueblo pigmeo y de sus mujeres. Ojalá que estas letras nos ayuden a valorar todo lo que se nos ha dado y aprendamos de pueblos a los que mal llamamos “Tercer Mundo”. Saludos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Con AMOR. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s