FACUNDO CABRAL: UNA VOZ MISIONERA

Hoy queremos hablaros de Facundo Cabral, cantante, orador, escritor y pensador argentino, asesinado la semana pasada en Guatemala después de un concierto. Pensaréis que qué tiene que ver este personaje con “Nuestra Misión”, pues sencillamente creemos que Facundo, con el don que dios le dio fue misionero con su voz, con su canto, con su esperanza. Nosotros empezamos a escuchar sus canciones y sus historias cuando llegamos a Ecuador, a través de un amigo quiteño al que le encantaba “el maestro”, como muchos lo llamaban. Sus cantos FACUNDOnacidos del corazón, de su dura experiencia de vida, de su amor por este mundo y por un dios cercano, nos enamoraron. Él, hombre positivo donde los hubiera, llevó su mensaje de paz y de amor por todo el universo. Decía que dios le regaló el oficio de cantor. Conoció las bienaventuranzas a través de un vagabundo y eso le cambió la vida. Ha escrito infinidad de textos que han ayudado a muchas personas a vivir, a mejorar sus vidas. Sus cantos, muchas veces llenos de humor y acidez, destacan siempre la importancia de ser feliz, de cuidar a nuestros semejantes, de ver el mundo con los ojos de dios, de dar importancia a las cosas sencillas, de denunciar la injusticia y de ser feliz.
Quizás en España es un autor algo desconocido y en estos días en que se ha hablado de su muerte ha sido cuando muchas personas se han interesado en saber algo más de este hombre que escribió: “Hay tantas cosas para gozar y nuestro paso por la Tierra es tan corto, que sufrir es una pérdida de tiempo. Además, el Universo siempre está dispuesto a complacernos, por eso estamos rodeados de buenas noticias. Si quieres recuperar la salud abandona la crítica, el resentimiento y la culpa, responsables de nuestras enfermedades. Perdona a todos y perdónate, no hay liberación más grande que el perdón, no hay nada como vivir sin enemigos. Culpar a los demás es no aceptar la responsabilidad de nuestra vida, es distraerse de ella. El bien y el mal viven dentro de ti, alimenta más al bien para que sea el vencedor cada vez que tengan que enfrentarse. Lo que llamamos problemas son lecciones, por eso nada de lo que nos sucede es en vano. No te quejes, recuerda que naciste desnudo, entonces ese pantalón y esa camisa que llevas ya son ganancia. Cuida el presente porque en él vivirás el resto de tu vida. Libérate de la ansiedad, piensa que lo que debe ser, será, y sucederá naturalmente. Dios Tiene todo bajo control, y yo escogí confiar en eso.”
La Madre Teresa de Calcuta fue su gran amiga y en el momento de su vida en que perdió en un accidente de avión a su esposa y a su única hija ella lo llamó y le invitó a compartir el amor que ahora le sobraba con sus leprosos y estuvo en Calcuta un tiempo sirviendo a los más pobres. Él dice que la Madre Teresa le salvó en ese momento la vida.
Quizás no fue el cantante convencional, rodeado de lujos ni perseguido por las revistas del corazón. En los últimos años decidió no tener casa propia donde vivir para así poder ser más libre. Sobrevivió a un cáncer y ya casi ciego se estaba despidiendo de su público latinoamericano con sus canciones de siempre y sus historias recogidas de las experiencias vividas por todo el mundo. Hombre sabio que un día dijo en un concierto: “ El bien es mayoría, pero no se nota porque es silencioso. Una bomba hace mucho más ruido que una caricia, pero por cada bomba que destruye, existen millones de caricias que construyen la vida. Si los malos supieran lo buen negocio que es ser bueno, serían buenos, aunque sólo fuera por negocio.”
Os invitamos desde esta página a que conozcáis la obra de este autor tan especial, no tienen desperdicio las letras de sus canciones, sus poemas, sus pensamientos. Muchos de ellos nos acercan más a la vida, llevan esa buena noticia del resucitado, del sermón de la montaña, a quien necesite un poco de ánimo, de paz.
Él decía que no temía a la muerte, que allí se encontraría con toda la gente que admiraba y había querido, decía que el amor nunca se muere, sólo cambia de lugar.
Así que desde este espacio semanal, deseamos que Facundo siga regalando su humor y su amor a todo el que tenga al lado. Sabemos que desde donde está ya perdonó a quienes lo mataron.

Publicado en Con AMOR, Nuestra Misión | Deja un comentario

QUE ALGUIEN SE PONGA DE PIE

Hace algún tiempo, de la mano del grupo Brotes de Olivo cantábamos algo así:
“Que alguien se ponga de pie, que alguien de la cara,
se necesita un luchador por la fe, un hombre (o mujer), que sea fiel a su causa.
La gente ya no quiere ver, cristianos de boca cerrada
y es preciso que volvamos a ser profetas que no le teman a nada.
El mundo ha perdido muchos de sus valores
poco a poco hemos ido perdiendo la fe
y es necesario que surjan antorchas que den
un nuevo rumbo al hombre (mujer) y a su ser.
Hay que perder el miedo a luchar y empezar desde cero a vivir
Un mundo de paz que construiremos tu y yo
si los dos nos ponemos de pie .”
Llevamos acá en el Norte más de un año. Y no ha pasado un día en el que no hablemos o recemos por nuestros hermanos y hermanas del Sur. Ese Sur, esa misión, que ha dado y da sentido a nuestras vidas desde el servicio, desde el acompañar, desde el aceptar, el preocuparse y el querer al otro y sus circunstancias, desde el ser presencia de Dios en sus vidas. Este tiempo hemos palpado la capacidad de compartir, la entrega, generosidad y solidaridad de muchas personas y familias del Norte preocupadas por conocer y colaborar con su granito de arena a construir un mundo mejor.
También hemos encontrado a nuestro regreso situaciones de empobrecimiento y miseria, de dolor, de impotencia, de personas sin esperanza alguna cuando miran al futuro. Ante ese panorama desolador vemos como brotes de esperanza: las luchas de algunas parroquias y de Cáritas, intentando dar desde sus limitaciones respuestas paliativas, la ilusión de las nuevas caras en los municipios que sueñan con hacer algo por sus vecinos, o la rebeldía pacífica, simpática e ingeniosa de “los indignados” queriendo hacer sentir a nivel mundial que los que parten la torta se empachan mientras la mayoría de la población lo pasa mal, ¡vamos, que algo hay que cambiar!…
Pero nos choca de un lado la falta de reflexión de parte de la población que vive asumiendo, como credo de vida, los mensajes (coloreados políticamente), de los distintos medios de comunicación. Y de otro lado la pasividad, el descontento y desaliento de parte de nuestra sociedad.
Ante este panorama volvemos la mirada a nuestro orígenes y nos preguntamos: ¿Que haría ante estas realidades Jesús de Nazaret?
Estamos seguros que nos invitaría a “ponernos de pie y a dar la cara”, a preocuparnos por todas esas familias que lo están pasando mal, a organizarnos (desde las asociaciones de vecinos, de padres de familia, de comunidades, parroquias, asociaciones culturales, deportivas, ONGs…)para que a los más débiles no les falte lo básico. Nos animaría a que nuestra generosidad fuese otra vez el milagro de la multiplicación de los panes y los peces, a ser los protagonistas de nuestra sociedad y juntos, seguro que podemos. No nos extrañaría verlo caminando en las marchas de los indignados animándonos a comprender con nuevas parábolas cómo el Reino de los Cielos se asemeja a lo pequeño, a lo sencillo, a lo humilde, … y seguro que los que nos creemos “buenos”, lo volveríamos a criticar por estar apoyando a los últimos de nuestra sociedad.
A nuestro dirigentes en todos los ámbitos (políticos, sindicales, asociativos, religiosos,…) les recordaría eso de “que el que quiera ser el primero, el más importante, el más … de lo más, que por favor, sea el último, el que lava los pies del necesitado, el que más sirve personalmente, cara a cara, desde la cercanía, el amor y la justicia” . Dando ejemplo de vida, saliendo de la crítica por bandera, del descrédito a los demás y en su lugar nos invitaría a trabajar juntos para construir un mundo más humano y más justo.
Perdonad que hoy no os hablemos directamente del Sur, de la misión, pero creemos que construir una sociedad desde la esperanza, el amor y la solidaridad, es también Nuestra Misión.

Publicado en Con AMOR, Nuestra Misión | Deja un comentario

AFRICA

El pasado 25 de Mayo celebramos el día de África, ese continente vecino, cercano pero lejano y misterioso a la vez. No, no lo conocemos mucho y como sociedad en general no nos hemos preocupado lo suficiente por él, sigue siendo un continente desconocido para la mayoría de nosotros.

Algunos medios de comunicación, poco profesionales, sólo nos muestran sus catástrofes, guerras, hambrunas y tragedias humanas, y al final en eso se nos puede quedar la imagen de África.

Nada más lejos de la realidad. África es un continente con muchas culturas autóctonas, en algunos casos entrelazadas entre sí, con gran riqueza artesanal, instrumental y de lenguas, con ritos y tradiciones ancestrales.

En África conviven no menos de 800 millones de personas con una diversidad y riqueza de población impresionante. Desde los arabo-bereberes y caucasianos-mediterráneos, en la franja costera mediterránea; al 80 por ciento de su población negra, (África Subsahariana), con cuatro etnias principales el sudanés, el nilótico, el cusita y el bantú, siendo éste ultimo el más extendido y el que más se relaciona con etnias minoritarias cómo los twa (pigmeos) y los kung-san (bosquimanos). Encontramos además los migrantes de origen francés establecidos en el Magreb y escasamente en las grandes ciudades de Africa Occidental, y los de origen español que habitan Marruecos y el Sáhara Occidental, mientras que en Angola y algunas ciudades costeras de África Occidental hay un número minoritario de grupos mixtos de origen africano-portugués. Y terminamos en el sur de África con seis millones de africanos blancos o afrikaaners, descendientes de holandeses e ingleses. ¡Casi nada!

Los vientos del sur nos acercan una y otra vez sus ritmos alegres que contrastan con el hambre crónica o la pobreza de muchos de sus habitantes. La música acompasa sus vidas, las largas jornadas de duro trabajo, sus celebraciones espontáneas y su espiritualidad. Música, que junto al verde de sus valles, montañas y selvas, son semillas de esperanza de un continente fuerte y capaz.

África es esperanza con rostro de mujer, de madre luchadora, con capacidad de sacrificio y trabajo, a pesar del dengue, la malaria, el sida… de la falta de agua, de medios,… África se levanta cada mañana y lucha para sobrevivir un día más, soñando un futuro mejor para los suyos.

Tierra de misión, donde dar la vida al servicio de los más necesitados, donde compartir desde el corazón. Nos sorprendemos oyendo la alegría de Carlos y su deseo de regresar a Zimbawe, o el relato de Trini que cuenta con pasión que no entiende su vida lejos de El Chad, testimonios de tantos misioneros y misioneras, que a pesar de los quebrantos de su salud, tras media vida al servicio de África, sueñan con regresar. Esta semana conocimos a Paco, un chico de 25 años que dejará su trabajo y sus seguridades para salir a una misión al sur del Congo; el brillo de sus ojos habla de felicidad, servicio e ilusión.

África, Cristo encarnado, migrante de tez morena, que desde hace años, en patera, arriesgando tu vida tocas nuestra puerta. Mientras, tu sonrisa nos acoge, nos perdona y nos invita a ser compañeros y compañeras de camino. Hoy en tu día queremos felicitarte y desearte desde lo más profundo del corazón que desaparezcan de tu faz los malos gobernantes, que la paz brote como la vida en tus campos, que entre todos levantemos esa pesada lápida que se llama deuda externa, que sepamos escuchar y atender tus verdaderas necesidades, que juntos abramos nuestras fronteras y que la comida, el agua o la salud no sean un lujo para tus hijos e hijas. Hasta siempre.

Publicado en Con AMOR | Deja un comentario

LA MUJER PIGMEA

Andrés García desde El Congo nos sigue contando cómo es el pueblo pigmeo con el que convive, hoy se detiene a hablarnos de las mujeres y niñas.
“Hoy quiero hablaros del rol de la mujer en este pueblo, para explicaros porqué hemos optado por ayudar a estudiar a las niñas pigmeas.
En la estructura social y económica del campamento pigmeo, la mujer es figura indispensable.
Durante su infancia, las niñas pigmeas ayudan a los adultos en trabajos indispensables como el transporte del agua, la recogida de frutos, de setas, de larvas, de miel… participa en la caza junto con los adultos, cuidan a sus hermanos menores durante las incursiones en el bosque de los mayores,…
Las niñas acompañan y animan los cantos y danzas que amenizan las noches de luna en la selva.
Alcanzando la pubertad, se convierten en piezas fundamentales para las alianzas entre los campamentos pigmeos, con las cuales se aumenta el terreno para la caza, la recogida de frutos o se conserva el número de habitantes del campamento.
Esto es porque tradicionalmente el matrimonio se realiza a través de un intercambio de chicas entre campamentos: si dos jóvenes quieren casarse, el campamento de la chica debe recibir en compensación otra chica del campamento del chico, garantizando así la fecundidad y la vida del campamento; a esta chica se le dará también un marido para que pueda dar a luz y así tener la estima de los otros y adquirir en sus hijos una garantía para su vejez.
La mujer pigmea se siente “propietaria” de sus hijos y decide sobre ellos en todos los ámbitos de su vida. Se hacen acompañar por los niños cuando van al campo de los bantús a echar un jornal, cuando van a la selva en busca de alimentos, cuando se desplazan en su seminomadismo durante semanas o meses. Deciden cómo, cuándo y dónde curar a los niños enfermos, deciden si los niños van o no a la escuela,….
Es la mujer la que construye la casa de hojas y ramas entrecruzadas que usan los pigmeos sobre todo en sus desplazamientos en la selva. Toda niña pigmea aprende, jugando, a construir estas casas que los pigmeos de nuestra zona llaman “kenbelendu”. Esto da cierto poder decisivo también a la mujer sobre los desplazamientos del campamento en la selva, pues si se desplazan por varios días, el hombre necesita de la mujer para sobrevivir en la selva: casa, leña, agua, cocina, frutos,…
La mujer es también artesana: elabora cestos, esteras, participa en la elaboración de la cuerda que luego los hombres trenzarán para fabricar la red de caza, hacen cacerolas de barro,…
Organiza el hogar, y tiene relativamente limpio el ambiente.
Ella es también fuente de ingresos, pues vende algunos de los productos recogidos en el bosque en la aldea bantú y echa jornales en los campos.
Casi todas las mamás pigmeas conocen algunos remedios para curar a los niños cuando caen enfermos o bien los llevan al curandero o, “cuando no hay más remedio” al dispensario.
Como veis, la educación de la mujer pigmea es muy importante para aumentar la higiene en el campamento así como su capacidad de explotar sus recursos y defender sus derechos. Por eso estamos apostando por su educación desde su infancia con experiencias donde familias bantús acogen a niños pigmeos. El hecho de estudiar en una escuela mixta pigmeos-bantús, ayuda a unos y a otros a conocerse, a vencer prejuicios, a desmitificar al que es diferente…
Evidentemente intentamos trabajar también la sensibilización del pueblo bantú para que de un lado y de otro puedan vencerse bloqueos “institucionalizados” en el pasado y se pueda establecer poco a poco (hablamos de decenios…) una relación más horizontal y fraterna, más justa y solidaria.
Unidos en el Camino, en la Verdad y en la Vida. Vuestro hermano Andrés”
Pues con estas palabras de Andrés nos despedimos esta semana de todos vosotros. Hasta la próxima.

Publicado en Con AMOR | Deja un comentario

BAKO

Amigos de “Nuestra Misión”, este domingo queremos compartiros la carta del misionero Andrés García que desde su acompañar al pueblo pigmeo en la República Democrática del Congo nos acerca historias llenas de humanidad. Historias que nos revelan la lucha por tener acceso a la educación de niños y niñas, que como Bako, se sacrifican para poder salir de círculo cerrado de la pobreza. Así mismo Andrés nos transmite en este sencillo texto la solidaridad que los pobres saben brindarse entre ellos.
“Detrás de sus ojos límpidos y tímidos Bako esconde su alegría y su inteligencia. Sincera incluso cuando se equivoca, esta niña pigmea ha aprendido a confiar en nosotros a pesar de todos los desengaños que ha visto en sus 10 años de vida. Viéndola jugar junto con Anita y Natho, uno se pregunta cómo serían en la selva los juegos de estos tres livianos pajarillos.
Bako es cariñosa aunque independiente; se preocupa de sus hermanos pequeños y también de Msima, su hermana mayor a la que advierte cuando ve que los chicos la miran demasiado.
Bako quiere estudiar. Le gusta la escuela todavía y se siente integrada en ella, junto con sus compañeros, que son en su mayoría bantús. Ella es de la tribu pigmea.
Cada día comienza la jornada cargando un bidón de 20 litros de agua para lavarse ella junto con sus amigas Anita y Natho; después calientan un poco de arroz con hojas de mandioca que pudo sobrar de la noche anterior, desayunan y se van a la escuela llevando un cuaderno y un bolígrafo.
A medio día, antes de regresar a casa, van a ayudar a la maestra en las faenas del campo durante una hora; luego las espera en casa mama Ziada con un poco de mandioca o de banana (plátanos grandes y arenosos, no dulces, que se comen hervidos) para que repongan fuerzas. Luego van al manantial, lavan la ropa, van al campo, recogen algunos frutos, juegan, cantan, danzan… A veces preparan la cena ellas mismas apoyando una pequeña cacerola sobre tres piedras bien puestas en medio del fuego. Saludan a la nieta de Ziada, enferma de tuberculosis, le ayudan a ir al baño, le llevan la comida, rezan un poco juntas y luego se van a dormir.
Una o dos veces por semana van al campamento por la tarde para saludar a la mamá y a los hermanos y se vuelven a casa, en la aldea, para poder frecuentar la escuela regularmente.

Ziada, mamá Ziada, tendrá alrededor de 70 años y desde siempre ha vivido muy cerca de los pigmeos. Dice que una mamá pigmea la llevaba a ella en sus espaldas cuando era pequeña y desde entonces esta relación de afecto por los pigmeos continúa creciendo en su corazón.
Un día nos propuso la posibilidad de acoger en su casa unas niñas que querían estudiar, pues la mayor parte de los niños pigmeos abandonan los estudios cuando acompañan a los padres en sus desplazamientos en la selva, que pueden durar incluso un mes o más. Viendo también el acuerdo de los padres de estas niñas y considerando la importancia del rol de la mujer en el seno del campamento y de la sociedad pigmea, decidimos probar.
La iniciativa dura ya dos años y va adelante con dificultades por la falta de medios y por los límites de la edad de mamá Ziada, así como la precocidad del desarrollo de las niñas pigmeas. Ellas llegan a la pubertad antes que las otras niñas y los jóvenes pigmeos y bantús comienzan a « cortejarlas » antes que ellas hayan terminado la escuela primaria.
Cinco niñas empezaron este curso: Idey, Natho, Bako, Msima y Anita. Idey y Msima han debido abandonar y otra niña, Amboko, está ya lista para entrar junto con sus amigas en esta familia-internado que nace más del deseo de mamá Ziada de hacer crecer este pueblo que de un plan bien estructurado.”
Pues hasta aquí por hoy. La próxima semana os contaremos más cosas del pueblo pigmeo y de sus mujeres. Ojalá que estas letras nos ayuden a valorar todo lo que se nos ha dado y aprendamos de pueblos a los que mal llamamos “Tercer Mundo”. Saludos.

Publicado en Con AMOR | Deja un comentario

TENDIENDO PUENTES

Hace unas semanas os acercamos a “Nuestra Misión” Radio Wa, la radio comunitaria que la Iglesia Católica tiene en Lira (Uganda) y que dirige nuestro paisano Alberto Eisman. Unos días antes recibimos una solicitud de ayuda de Alberto, pues urge construir la sede para esta radio. Os transcribimos algunos fragmentos de la carta donde nos expone este proyecto.

Querida familia, queridos amigos:

…Quisiera, aunque sea por medio de esta carta circular, poneros al día de mis quehaceres más o menos cotidianos. Llegué a Lira, en el Norte de Uganda, en Julio 2009 e inmediatamente tal como me había encargado el obispo, me hice cargo de Radio Wa (Nuestra Radio), una emisora comunitaria que al mismo tiempo es la radio diocesana… La verdad es que cuando llegué la emisora funcionaba, pero el sistema administrativo y de control era lamentable … en la emisora se vivía un poco “el día a día” sin saber si habría fondos para pagar el día siguiente los gastos administrativos que surgieran. …El proceso de cambio no siempre fue fácil. Radio Wa nació en el año 2001 y fue, en los peores momentos de la insurgencia rebelde, un faro de esperanza y de resistencia popular contra las cobardes y sangrientas acciones del LRA (Ejército de Resistencia del Señor). Al final, este grupo armado atacó y quemó la emisora en el año 2002, pero después de seis meses de silencio resurgió de sus cenizas y continuó sus programas. Hoy, en este nuevo periodo de paz, quiere seguir siendo un activo factor social que promueve paz, armonía y tolerancia…

Formamos desde el principio un Equipo Gestor, en nuestras reuniones semanales comenzamos a tomar juntos las decisiones y a crear un sentimiento de corresponsabilidad entre los colaboradores. Al mismo tiempo creamos un Equipo Editorial…estaba también el desafío de dotar a la emisora de medios técnicos básicos… Los reporteros y presentadores de la emisora se han ido formando en temas de informática (aunque la mayoría de las noticias se escriben a mano) y pueden ahora documentar mejor sus programas gracias al acceso a internet… Una de las grandes limitaciones que tenemos es la del espacio físico. Radio Wa está actualmente en los salones parroquiales de la catedral de Lira,..el espacio donde trabajamos es insuficiente para hacer nuestro labor de manera adecuada…Ante esto nos hemos liado la manta a la cabeza y hemos pedido a un arquitecto que nos haga el plano de una construcción de 440 m2 de espacio útil a ser construida en un terreno propiedad de la diócesis y cedido a tal fin por el obispo..Ni que decir tiene que si tuvierais idea de algún organismo, grupo o persona que tuviera interés en involucrarse en la consecución de este proyecto, sería de gran ayuda…

En las circunstancias que vivimos, la radio es un privilegiado milagro de la técnica donde apenas hay acceso a periódicos o televisión (la mayoría de la población no tiene luz eléctrica). Es una fuente de información de primera calidad que ayuda a la lucha contra la pobreza: los oyentes aprenden nuevos métodos de cultivo, reciben educación de salud (prevenir que los niños se vean afectados por enfermedades mortales como la diarrea o la malaria), promociona a la mujer, se mandan avisos particulares (el niño está enfermo, tu marido viajará mañana al hogar,…), se prepara la educación a distancia… Por desgracia, la ignorancia acerca de aspectos de salud supone en muchos casos una muerte segura. La información es un arma primordial para mejorar la calidad de vida de las personas. Como dijo un antiguo pensador cristiano… “la gloria de Dios es que el hombre viva.”

En esas estamos. Gracias por vuestro cariño e interés.

Pues hasta aquí las letras de Alberto pidiéndonos nuestra solidaridad. Nosotros desde “Latiendo con el Sur” hemos solicitado una parte de este proyecto a la Diputación Provincial de Jaén. Os animamos a que desde el lugar que estéis, familia, asociación o grupo sintáis como vuestras estas peticiones de ayuda que recibimos a través de nuestros compatriotas misioneros que entregan la vida por aquello en lo que creen. Si aquí estamos en crisis, allí es permanente. Hasta la próxima semana.

Publicado en Nuestra Misión | 1 Comentario

RESUCITAR MISIONERO

Termina la Semana Santa, llena de pasión y devoción para muchas personas, días de mirar el Rostro de Cristo y reflexionar sobre dónde y cómo, hoy, casi sin darnos cuenta, crucificamos una vez más a Cristo desde nuestro individualismo, el egocentrismo, la falta de educación y las malas maneras, la critica cruel,… fruto en muchos casos de una sociedad competitiva donde todos tenemos “la preferencia y el derecho”.

Nosotros queremos mirar más que a la cruz, a la Resurrección, porque la misión te enseña que en medio de la más absoluta miseria, en medio de los montones de basura mal oliente, rodeados de cientos de miles de moscas, los chamberitos y chamberitas no pierden su esperanza de sobrevivir cada día, de compartir con sus familias los “grandes tesoros” fruto de una dura jornada de rebusca. Allá, donde ni las autoridades se quieren hacer presentes están los misioneros y misioneras, compartiendo sus vidas, acompañando sus procesos, intentando junto a ellos transformar su realidad. Y esto es Resurrección.

El rostro de Cristo en la pobreza suele tener rasgos de mujer, madre, niña, anciana; trabajando desde siempre, lavando, cocinando, cultivando, sanando, educando, pariendo,… siendo siempre fortaleza y luz en esa oscuridad de no tener nada y no poder nada. Vida, pero VIDA con mayúsculas, pues en ellas el Amor se convierte siempre en sacramento de Vida. Y con ellas, en sus organizaciones, en lugares remotos e impensables, caminando de la mano encontramos misioneras dando lo mejor de sus vidas por amor a quienes las necesitan.

Y Resucita tras los rostros churretosos de los niños y niñas del Sur, en sus pies descalzos, dañados y curtidos de cicatrices, en esos grandes ojos que hablan en silencio, que miran con curiosidad, que escuchan desde sus miedos y resucitas también en esa sonrisa sincera que dejas brotar a pesar del dolor, del hambre, de la desnutrición.

Sí, no está de moda ni en Semana Santa, pero desde Nuestra Misión vivimos en comunión con una Iglesia Misionera, qué ama por encima de todas las cosas, que no lleva cuentas y perdona siempre, que quiere lavar los pies del prójimo, que es samaritana y acoge y atiende compartiendo todo lo que tiene, que predica con el ejemplo, que no cree en las normas ni los sermones sino en el trabajo compartido, en el esfuerzo comunitario, en el morir a nosotros mismos para que nazca el Amor de Dios.

Resucita Dios en nuestros corazones cuando atendemos y escuchamos a los sin techo, cuando acogemos e integramos a los inmigrantes, si protegemos y queremos a los niños y niñas en situación de riesgo, si visitamos y animamos a las personas privadas de libertad, si evitamos la soledad, escuchamos y comprendemos a nuestros ancianos y ancianas, si damos aliento y cariño a las personas enfermas u hospitalizadas, … cuando compartimos desde el corazón lo más profundo de nuestro ser y de nuestras seguridades.

Desde estas líneas os deseamos una feliz pascua de resurrección y os animamos a dar pequeños pasos que nos acerquen a estas realidades misioneras cercanas y lejanas.

Publicado en Con AMOR, Nuestra Misión | 7 comentarios